top of page
Historia

Cuando la mayoría de personas de países en desarrollo como Estados Unidos piensan en Guatemala, piensan en crímenes, drogas y pobreza.  Pero muchos de nosotros vamos y nos enamoramos de este país de belleza extraordinaria y de la amabilidad de las personas.  Entre los que nos sentimos así están Salina Duncan, Nancy Kuster y Pete McManus, los fundadores y directores de la junta de Together We Can Guatemala.  Fuimos a Guatemala, nos enamoramos del país, nos quedamos por mucho tiempo (incluso años), y continuamos sintiéndonos atraídos por Guatemala.

Aunque nos enamoramos de este hermoso país, es imposible ignorar sus problemas.  El analfabetismo es común.  El crimen y la violencia están muy extendidos. Los niveles de desempleo son altos.  Y la pobreza afecta a la gente con problemas de desnutrición y poco acceso a la salud. Las mujeres día a día se enfrentan con una cultura machista que las recrimina.  Lamentablemente la tasa de feminicidios es una de las más altas del mundo.

 

Junto con el amor que sentíamos hacia el país vino el deseo de ayudar.  ¿Pero por dónde empezar?  Creemos que una de las soluciones a los problemas de Guatemala reside en el desarrollo de sus jóvenes a través de una mejor educación, capacitación laboral y acceso a la salud.  Nosotros tres hemos estado involucrados en organizaciones no gubernamentales con estas metas, incluyendo Las Manos de Christine, Nuestros Ahijados, Hospicio San Jose, Garden of Hope y Robert Muller Life School.  Y cuando nos dimos cuenta de que algunos esfuerzos en los que estábamos involucrados necesitaban apoyo extra, decidimos trabajar para proveer ese apoyo.

En 2018, fundamos Together We Can Guatemala (TWCG), una corporación 501(c)(3) registrada en Pensilvania y, al mismo tiempo, Asociación Juntos Podemos (AJP), una asociación sin fines de lucro en Guatemala.  Las dos organizaciones tienen la misma misión y trabajan juntas para lograr esa misión.  TWCG realiza la mayor parte de la recaudación de fondos, pero también ayuda a administrar proyectos y brinda apoyo logístico y tecnológico para AJP.  AJP proporciona las "botas sobre el terreno": contrata personas y gestiona las operaciones en Guatemala.

 

Después de fundar TWCG y AJP, incorporamos dos proyectos existentes y exitosos a AJP:  el Centro de Alfabetización de El Hato y el Huerto la Esperanza.  Estos dos proyectos ya habían estado ayudando a innumerables niños en El Hato y Jocotenango, pero estaban en peligro de perder su financiamiento y apoyo administrativo.  ¡Bajo TWCG / AJP, tenían una nueva vida!

 

La pandemia ha sido una gran calamidad para Guatemala.  Negocios cerraron; el aeropuerto internacional cerró; los turistas dejaron de visitar; y las escuelas públicas cerraron.  La mayoría de esas cosas finalmente volvieron a la normalidad, pero la escuela en El Hato no volvió a abrir hasta finales de 2022.  Esto hizo que fuera excepcionalmente difícil ejecutar nuestros programas.  Por ejemplo, ya no se nos permitió usar los terrenos de la escuela para ejecutar nuestros programas de tutoría y ayuda con las tareas.  Cuando el regreso a la normalidad aún no llegó en enero de 2021, nos dimos cuenta de que no podíamos esperar más a que abrieran las escuelas.  Nos asociamos con otras dos ONG, Las Manos de Christine y SERNiña, para alquilar una casa en El Hato para ejecutar programas que tenían una mayor demanda que nunca.  Desde enonces, hemos estado brindando servicios de tutoría a muchos estudiantes en El Hato.  Esta ayuda de tutoría ha sido indispensable para estos estudiantes.

 

Durante años, el Huerto la Esperanza residió en un espacio prestado en una plantación de café en Jocotenango. Desafortunadamente, en 2020, los propietarios de la plantación ya no pudieron apoyar el Huerto, ya que necesitaban espacio para sus propios planes de expansión.  Así que nos embarcamos en la búsqueda de una nueva casa y, al mismo tiempo, iniciamos una recaudación de fondos para pagar la mudanza.  ¡Ambos esfuerzos lograron sus objetivos!  (¡La campaña de recaudación de fondos superó su objetivo!)  Después de considerar muchas opciones, decidimos trasladar el Huerto al terreno detrás de la casa en El Hato que estamos alquilando.  ¡Con los fondos pudimos construir un nuevo Huerto y comenzar nuestros programas una vez más!  Estamos encantados de poder ayudar a las familias de El Hato a aprender sobre el medio ambiente, la nutrición, la jardinería y el cultivo de sus propios alimentos.

 

Esperamos que, al igual que nosotros, te sientas inspirado para ayudar en nuestra misión de hacer de este mundo un mejor lugar, un paso a la vez.

Together we can!

bottom of page